Somos Vane y Ona. Dos mujeres sencillas,  de 33 y 55 años, madres, responsables, alegres una más sociable y perfeccionista que la otra, y la otra enfermera y profesora… Ya veis, ¡el mejor equipo!

Descubrimos el Zero Balancing, desde dos aspectos completamente distintos:

  1. Como paciente al recibir tratamiento y poder sentir toda la aportación que suponía a nivel físico, mental y emocional. Me hizo descubrir muchas de mis capacidades.
  2. Como alumna, por una promoción que se hacía en la escuela superior de enfermería DOMO. No tenía ninguna información sobre lo que era, pero el título de una terapia capaz de parar el balanceo entre equilibrio, desequilibrio, bueno, malo, limpio, sucio, sano, enfermo…. podía ayudarme a encontrar la “justa medida” en la vida cotidiana. Aunque en el fondo estaba convencida de que no me serviría para nada, y lo que hizo fue mejorarme como persona en muchos aspectos.

Es una técnica JUSTA. Aporta tanto a quien la recibe como a quien la comparte…  Esto de entrada nos sorprendió, y nos sorprendió todavía más comprobar que no es la intención ni el conocimiento  lo que realmente funciona, sino la presencia, el respeto al cuerpo que está en tus manos, la confianza mutua, el equilibrio con el tiempo utilizado para una sesión, la delicadeza, el tacto respetuoso…

Por más que nos alarguemos, no lo podemos compartir todo, porque las palabras nos quedan limitadas.

Ahora que sabéis quién somos, sólo nos queda deciros qué os podemos ofrecer si hacéis la formación, a vuestra medida:

  • Seremos vuestras alumnas. Se suele aprender más cuando se da, que cuando se recibe.
  • Seremos vuestras compañeras de trabajo, físico, emocional, mental… durante los talleres de formación.
  • Seremos vuestro apoyo, entre los talleres, para que podáis aprovechar al máximo todo lo que la técnica os pueda ofrecer.
  • Seremos y somos vuestra referencia en España.

Gracias, por leernos, por interesaros en nuestro proyecto, y por estar aquí, al otro lado de la pantalla.